Hago publica la carta a Eternit Colombia S.A., ya que el año pasado aun con los soportes en la acción popular del juzgado 39, (Estancada desde hace 11 años), Eternit argumento en el Senado de la Republica de Colombia, que no conocía ningún caso de mesotelioma en el cual se les relacionara.


Saludo cordial,

Soy Daniel Pineda González, viudo de una mujer maravillosa, de cabello liso y nariz respingada, Ana Cecilia Niño, periodista que murió por un mesotelioma maligno causado por el asbesto.
Les escribo por las siguientes razones:

1. Es necesario que sepan que para mí, todas la probabilidades  sobre la responsabilidad por la muerte Ana Cecilia recaen sobre su compañía. Ella murió por un mesotelioma causado por aspirar polvo con asbesto durante el tiempo que vivió en el barrio Pablo Neruda, donde su fábrica arrojaba desechos y restos de elementos con asbesto. Todos los hechos, la historia médica y demas aspectos relacionados con este caso están  radicados ante el juez 39 administrativo de Bogotá.

2. Dado que NO existe un uso seguro del asbesto, ustedes pueden hacer que la historia de muchos colombianos cambie, dejando de usar el asbesto como materia prima, extendiendo los procesos de producción en los que no utilizan el asbesto y haciendo que tanto sus empleados como sus familias, los vecinos y en general la población colombiana no se exponga a este tóxico cancerígeno nivel máximo.

3. En virtud de la responsabilidad social que le asiste a Eternit, creo que es hora de contemplar nuevas opciones dentro de la industria que les permita seguir desarrollando su actividad lícita, a través de un sustituto cómo ha sucedido en más de 55 países, pero, que no comprometa al medio al medio ambiente, la salud y sobre todo la vida de las personas!

Los invito a unirse a la esperanza de ver una Colombia Sin Asbesto.



Daniel Pineda González
colombiasinasbesto@gmail.com